Fabián Ortiz, el argentino que quiere todo en el poker

  • Samuel AlboresSamuel Albores
Fabián Ortiz, el argentino que quiere todo en el poker 0001

Fabián Ortiz ya había hecho suficiente para escribir su nombre en la historia del póker latinoamericano. Cualquiera podría ver su vitrina de logros y seguramente se conformaría con la mitad de lo que este jugador argentino ha conseguido. Pero el domingo pasado Fabián ganó su segundo título del PokerStars.net Latin American Poker Tour y escribió un capítulo más de una gran historia personal.

Una historia que, curiosamente, empieza con el Latin American Poker Tour.

Un nombre en Latinoamérica

Hubo una época en la que el LAPT fue dominado por el talento europeo. La primera temporada de lo que hoy es el circuito más importante y prestigioso de Latinoamérica tuvo sólo campeones del viejo continente. Tuvieron que pasar tres eventos para que finalmente un jugador latino se hiciera con un trofeo del LAPT, y ese jugador fue nada menos que Fabián Ortiz.

La segunda temporada del LAPT debutó en Viña del Mar, una parada que a la postre se volvería un clásico del circuito. La épica historia de Ortiz apareció en aquel 2009 cuando en la mesa final, con sólo cuatro jugadores en carrera, se quedó con una ciega en su stack. En ese momento nadie se lo imaginaba como campeón pero fue él quien levantó el trofeo en Chile, consiguiendo así su primer título internacional y un premio de $141.426 dólares.

La alegría, sin embargo, no le duró mucho. Aunque el póker le había sonreído en Viña del Mar, el juego se encaprichó con Fabián durante los dos años siguientes. El argentino pasó una larga sequía de resultados e inclusive desapareció de la escena de torneos en vivo en Argentina. La temida mala racha parecía haber llegado para quedarse.

Cuando el título del LAPT era ya sólo un recuerdo, Ortiz volvió a las mesas. En 2011 se presentó el Circuito Argentino de Poker, una iniciativa para llevar torneos de alto nivel a varios lugares de la geografía argentina, y Fabián viajó desde su natal Chaco hasta la provincia de Santa Fe para disputar la cuarta etapa del flamante tour.

El CAP de Rosario reunió a los mejores exponentes del poker argentino y se recaudó una impresionante bolsa de premios. Se jugaron cuatro jornadas extenuantes hasta que un jugador se quedó con todas las fichas. Ese jugador era, nada menos, que Fabián Ortiz.

La victoria en el CAP fue un resultado muy necesario y muy buscado. Para un jugador de poker no hay nada peor que una mala racha y parecía que la de Ortiz había llegado a su fin. Con un premio de AR $285.000 ($67.000 dólares aproximadamente) su banca se renovó pero, más importante aún, también lo hizo su confianza.

Y con esa confianza viajó una semana después a Buenos Aires para jugar la última fecha de la Madero Poker Master Cup, el torneo insigne de Casino Puerto Madero. Y con esa confianza volvió a quedarse con el triunfo en tierras porteñas.

En la Madero Master Cup, Fabián pagó AR $4.000 ($1.000 dólares aproximadamente) y superó a 268 jugadores. Nuevamente, en menos de siete días, añadió un trofeo a su vitrina y se embolsó un cheque de AR $228.650. La época oscura post-LAPT había llegado a su fin: Fabián estaba renovado, convencido de haber vencido a sus demonios y preparado para que su nombre fuera imborrable en la historia del póker argentino.

De Las Vegas a Bahamas

En el verano de 2013 Fabián estaba en Las Vegas. No era la primera vez que iba (en 2009 hizo ITM en el Main Event de la WSOP llevándose $29.911 dólares) pero hasta él se sorprendía de estar ahí. Decidió hacer el viaje en el último momento por una corazonada (la misma que lo motivó a encarar el CAP de Rosario) y afrontó el Main Event de la WSOP con estoicismo absoluto.

El Main Event de 2013 reunió a 6.352 jugadores, todos con la esperanza de convertirse en November Nine y, por qué no decirlo, llevarse el codiciado brazalete. Pero Fabián estuvo realmente cerca de concretar ese sueño. De hecho, estuvo cerca de convertirse en el primer November Nine argentino, una odisea al alcance de muy pocos.

Fabian Ortiz

Fabián llegó el séptimo día del torneo muy bien posicionado, estaba en quinto lugar de la tabla general y sólo 27 jugadores permanecían en pie. El objetivo era uno solo: volver en noviembre para jugar la Mesa Final. Aunque arrancó la jornada ganando pozos importantes, perdió un pozo clave contra Jay Farber, que a la postre sería el runner-up del torneo, y sus sueños de victoria quedaron truncados.

Ortiz no logró su objetivo pero su actuación le alcanzó para tener la mejor actuación argentina en la historia del Main Event: fue eliminado en la posición 17º llevándose $357.655, el premio más grande de su carrera.

Sus aventuras internacionales no terminaron ahí. En septiembre de ese mismo año viajó al EPT de Barcelona y logró un modesto ITM de €8.680. Meses después, en los primeros días del 2014, completamente adaptado a los eventos de gran prestigio, arribó al Atlantis Resort para el PokerStars Caribbean Adventure.

En el PCA Ortiz no era ningún desconocido. Ya no sólo era el one-hit-wonder que había ganado el LAPT de Viña del Mar sino uno de los argentinos con mejor presente en el póker internacional. Y en Bahamas cimentó su carrera con un notable octavo puesto en el Main Event, nuevamente logrando un hit histórico para el póker albiceleste: el primer argentino en alcanzar la mesa final del PCA Main Event.

Ortiz navegó, de nueva cuenta, a lo largo de un enorme field compuesto por varios de los mejores jugadores del mundo. Un total de 1.031 participantes hubo en el torneo y el chaqueño comenzó la mesa final con el quinto mejor stack. Desafortunadamente las cosas no le salieron como él hubiese querido y fue el primero en abandonar la mesa, eliminado por Mike McDonald.

Su octava posición le reportó $173.000 dólares pero en ese momento lo que más deseaba era, por supuesto, el título. En su cuenta personal de Facebook escribió sus impresiones después del torneo:

Lamentablemente terminé en el puesto 8. Traté de jugar pero no me salió una, gracias por el apoyo de tanta gente, ahora estoy amargado pero ya pasará. Dios quiso que fuera hasta ahí y a seguir luchando.”

No tengo palabras para agradecer tanto cariño de tanta gente se me caen las lágrimas de la emoción, no tenia idea que tantos estaban a la expectativa de lo que pueda pasar, no puedo parar de leer mensajes de aliento, quería mas porque sentía esto como un partido de fútbol donde los gringos la dominan y nosotros los latinos vamos de punto, quería mi bandera allá arriba como lo quise en Las Vegas, ese es el dolor pero todo lo que me escribieron me levantaron el ánimo nuevamente y gracias por poder descargar un poco las emociones estoy en la habitación del hotel solo y gracias a este medio me siento acompañado por miles y pude aplacar mi amargura. Gracias.

Fabian Ortiz

Ortiz estaba desilusionado pero en su país no había más que elogios para él y su excelente desempeño pues nunca antes la bandera argentina había estado tan presente en eventos de poker internacionales.

Un futuro sin límites

Fabián ha recorrido un largo camino desde su triunfo en Viña del Mar en 2009. Su victoria en Panamá, su segundo título del circuito que lo empata con su compatriota Nacho Barbero, no sorprendió a nadie: habiendo entrado como líder en fichas a la mesa final era difícil que dejara escapar el triunfo y los $143.930 dólares destinados al ganador.

¿Qué sigue para Fabián? Es difícil imaginar que no va a seguir ganando títulos. Actualmente ocupa el tercer puesto en la lista histórica de ganancias de argentinos en torneos en vivo (detrás de Nacho Barbero y Leo Fernández) pero, con el ritmo que lleva, podría tomar las riendas más pronto que tarde.

Algo esta claro: Fabián Ortiz está en el poker para seguir haciendo grandes cosas. Ha demostrado su nivel una y otra vez y no hay duda de que seguirá siendo protagonista. La pregunta es… ¿En qué circuito? ¿En qué torneo?

Obtén todas las últimas actualizaciones de PokerNews en tus redes sociales. ¡Síguenos en Twitter y encuéntranos en Facebook y en YouTube!

MAS HISTORIAS