Daniel Hurtado, un joven prodigio del póker colombiano

  • Jorge  LoaizaJorge Loaiza
Daniel Hurtado, un joven prodigio del póker colombiano 0001

A sus 24 años, el estudio del juego y la habilidad mental de este competidor antioqueño lo convierten en uno de los pokeristas más exitosos y con un registro más amplio de cobros en las mesas, tanto en eventos en vivo como en línea.

Para los que seguimos el desempeño de los pokeristas colombianos, ya no es sorpresa registrar con frecuencia los cobros del paisa Daniel Hurtado, una especie de joven prodigio de este deporte mental, que ha logrado una vertiginosa carrera ascendente en la evolución de su juego, especialmente con su desempeño en las mesas virtuales, donde prácticamente cada semana genera noticias en favor del póker colombiano.

Daniel empezó a jugar hace escasos cuatro años, a mediados del 2010, en su universidad. “En ese entonces sólo practicaba el póker en vivo, en un ambiente de amigos y únicamente por diversión”, cuenta. A principios del 2011 empezó a probar suerte en el juego online, y se interesó por consultar artículos que le permitieron empezar a comprender que no se trataba de un juego de suerte, sino de estrategia y habilidad mental, lo que lo motivó a intensificar su estudio y leer cada vez más sobre esta disciplina.

Pero no todo fue fácil en esos inicios de Hurtado como pokerista. La estigmatización social que pesa sobre este juego, lo llevó a una situación conflictiva con sus padres, que tomaron su nuevo hábito de jugar en línea como un probable síntoma de ludopatía. “Tuve muchos problemas al principio con ellos y hasta se habló de echarme de la casa porque temían que me convirtiera en un adicto al juego. Les conté que llevaba ya casi un año jugando y que seguía rindiendo en la universidad sin que nada pasara y ellos ni se habían enterado”, relata a manera de confesión.

A pesar de que eso le permitió una tranquilidad inicial en su entorno familiar para continuar avanzando con el póker, Daniel tenía que seguir enfrentando las limitaciones propias de ser un estudiante universitario para la práctica de su gran pasión: “No tenía nada de banca y, por un pacto con mis padres, no podía jugar desde mi casa. Tenía que ir a sitios que tuvieran internet gratuito o incluso pagar en algún café internet y jugar así resultaba incómodo. En todo ese proceso fue muy importante el acompañamiento de mi mejor amigo Daniel Peláez. A veces ahorraba una semana o dos para poder comprar algunos dólares que me permitieran jugar y al no tener disciplina sobre el manejo de banca, cuando conseguía que mi capital creciera hasta 200 ó 300 dólares terminaba arriesgándolos en torneos más costosos y me quedaba en ceros”.

El primer cobro significativo llegó para Daniel en medio de esa inexperiencia cuando logró ganar un torneo de 5 dólares que le reportó ganancias por algo más de tres mil verdes, que luego duplicó jugando en mesas de Cash. Sin embargo, al día siguiente, ese mismo afán de rentabilizar sus esfuerzos lo llevaron a derrochar lo que para un estudiante universitario bien puede considerarse una pequeña fortuna: “Perdí prácticamente toda mi banca jugando bajo efecto de un tilt, yendo all in prácticamente en todas las manos que jugaba en tres mesas simultáneas. Esa fue una experiencia muy dura, que nunca había contado y de la que no me siento para nada orgulloso, pero fue un importante aprendizaje”, sigue recordando este hábil jugador de Medellín, próximo a cumplir sus 24 noviembres. Seguramente ese mal momento fue un costo alto pero inolvidable para que hoy Daniel sea reconocido en el medio del póker por ser uno de los jugadores más disciplinados en el manejo de su banca.

En ese mismo 2011, Daniel conoció a la empresa Galeos, que patrocinaba a jóvenes que iniciaban su carrera en el póker en línea y decidió probar suerte con ellos: “Recuerdo que me daban una banca inicial de 9 dólares, con los que podía abrir 6 torneos de 1.5. Sólo podía seguir jugando si generaba ganancias con los primeros”, sigue contando Daniel. La teoría de los torneos “sit and go” le resultó muy natural y eso le permitió un ágil avance en el estudio de la estrategia. Así, pasó de jugar torneos turbo con 18 participantes, a hacerlo pronto en competencias entre 27, 45 y hasta 180 rivales en contienda. De igual manera, fue incrementando el valor de los torneos que jugaba, pasando pronto de los de 1.5 dólares a los de 30. Su banca diaria creció, de esos 9 dólares iniciales a 600, sin contratiempos.

Esa rápida proyección de su juego, llevó a Daniel a participar en su primer gran torneo en vivo, cuando en Medellín se realizó por primera vez una parada del Latin American Poker Tour. En esa ocasión alcanzó un honroso puesto 20 entre casi 700 jugadores, pero cree que su logro pudo ser aún mayor: “no avancé más por un error que cometí debido a mi falta de experiencia, pero igual, esa fue una señal de que grandes cosas venían en mi camino”, precisa. Su labor con Galeos continuó con un avance rápido y muy sólido, que le permitió ser elegido para tratar de alcanzar el status de Supernova Élite, el más alto en Pokerstars, tarea en la que debía concentrarse al año siguiente. “Entonces tuve que tomar una decisión: o empezaba este proyecto o continuaba con mis estudios de Ingeniería Química, en los que ya completaba más o menos la mitad de las materias. Tenía que ser así, porque la oportunidad que se me estaba planteando con el póker requería mi dedicación de tiempo completo”, sigue relatando Daniel. Finalmente, el reconocimiento del póker como deporte mental y la pasión que le generó esta actividad, lo llevaron a asumir esta actividad como carrera y esforzarse por aprovechar al máximo la oportunidad que se le estaba presentando, aunque eso supusiera renunciar entonces a sus estudios universitarios.

Al correr la primera mitad del 2012, Daniel logró posicionarse varias veces en el top 10 del mundo entre los jugadores de la modalidad de torneos 18 Turbo, lo que lo llevó al exclusivo evento “La Batalla de los Planetas”, reservado para los pokeristas mejor rankeados del orbe. En esa competición, obtuvo un primer lugar en un torneo y un segundo puesto en otro, con cobros por 11 y 9 mil dólares respectivamente. A pesar de esos buenos resultados, Hurtado veía un poco ajustadas sus cuentas para alcanzar los puntos necesarios para llegar al nivel Élite, así que se decidió por tomar un coach avanzado de Hypers y a apuntarle más en firme a los torneos multimesa.

Estos últimos se convirtieron en su especialidad, llegando a obtener ganancias por más de 20 mil dólares en cuestión de dos meses. Sin embargo, el objetivo de llegar a ser Élite requería un acumulado de 1’000.000 de puntos y su rendimiento a mitad de año sólo le había permitido llegar a los 400 mil. “Hicimos unas proyecciones y mostraron que podría terminar más o menos unos 30.000 dólares abajo jugando hypers para poder alcanzar el Supernova Elite, obteniendo unos 100.000 dolares, para un total de 70.000 dólares de ganancia neta” analiza Daniel.

Eso no colmó las expectativas del prometedor jugador antioqueño, que pensó que 70 mil dólares de utilidad serían poco por estar jugando todos los días sin excepción, cuando consideraba que con la modalidad multimesa podía obtener ganancias similares, jugando cómodamente e incluso sólo con un par de buenos cobros. “Decidí renunciar al proyecto y dedicarme a estudiar y volverme muy bueno en los torneos multimesa y dejar de lado los “sit and go”, explica Daniel. Los resultados de esta decisión no se tardaron en llegar y Hurtado empezó a registrar una seguidilla de cobros entre 2 mil y 5 mil dólares en primera instancia, que se incrementaron a cifras entre los 5 y los 10 mil verdes entre finales del 2012 y comienzos del 2013. “Muchos de estos torneos los aprendí a jugar muy bien como es el caso de los bigs y los hots de pokerstars. Empecé a adquirir mucha experiencia en toda clase de torneos multimesas, tanto turbos, como regulares, de velocidad lenta, de recompras, etcétera”, señala Daniel.

A mediados del 2013, Hurtado decide separarse de Galeos para continuar con sus proyectos de forma individual y empieza a enfocarse un poco más en el juego en vivo, alcanzando cobros que aumentaron su confianza. Ganó 30 millones de pesos en un importante torneo en Medellín y empezó a tener buenas figuraciones en diferentes paradas del LAPT, en sus eventos laterales, en los torneos de la gira nacional y en el Colombia Póker Tour. Al tiempo, Daniel mantuvo su buen rendimiento en las mesas virtuales, ayudado por importantes sesiones de coaching que recibió y por la disciplina que heredó de su trabajo con Galeos y que no ha perdido nunca. En ese camino, Hurtado también destaca la cercanía con otros amigos pokeristas como Daniel Peláez, Jefferson García, Johann Busche y Julián Pineda, entre otros: “cada uno de ellos sabe que ha contribuido en mi desarrollo como jugador y como persona”.

En el transcurso de este 2014, Daniel ha enfocado sus esfuerzos en mejorar en el juego online, dejando un poco de lado los torneos en vivo, aunque sin abandonarlos del todo. “Intento cada día mirar qué estoy haciendo bien para intentar evolucionarlo y hacerlo mejor. Los errores que repito, trato de hacérmelos imperdonables, de mirar cada situación de forma milimétrica”, señala este ambicioso jugador paisa. Esta forma de pensar, ha llevado a Daniel por una senda firme este año, acompañado en todo momento por los buenos resultados. En diversos torneos multimesas en línea, Daniel ha registrado casi una decena de cobros entre 5 y 10 mil dólares. “El mayor premio que he conseguido este año fue en el Bigger de 55, donde alcancé el primer lugar, ganando 28 mil dólares”, cuenta con merecido orgullo este efectivo pokerista.

Más allá de los premios y el evidente lucro que éstos le han permitido a sus cortos 24 años, lo que Daniel considera más valioso es el nivel evolutivo de su juego que le permite vencer a miles de jugadores en cada uno de los eventos en los que ha logrado imponerse. Nada más en el día de ayer, lunes 29, Daniel superó a más de 6 mil competidores en el Big 5.50 de PokerStars, recibiendo 4.724 dólares por ocupar el primer lugar en el torneo. “Fue un torneo bastante cómico. Me inscribí estando bastante avanzado el registro tardío y eso hizo que entrara con pocos blinds. Mi stack estaba entre 8 y 12 ciegas, así que siempre jugué pusheando y estuve así entre 3 y 4 horas. Cuando restaban más o menos 300 jugadores en competencia, conseguí doblarme y eso me permitió estar un poco más cómodo y empezar a explotar mi juego. Así logré sostenerme hasta que quedábamos 27 jugadores”, relata Daniel. Ya en las definiciones de los premios, el antioqueño logró dos buenos pozos que fueron claves para su triunfo: en principio con un par de damas que salió vencedor en un duelo contra AK, y luego conectando un As de su mano para derrotar a un par de reyes de su oponente. Con las fichas obtenidas en esta progresión, Daniel soltó su juego y llegó hasta el heads up, en el que se desempeñó con su solidez habitual para quedarse con la victoria.

Daniel Hurtado, un joven prodigio del póker colombiano 101
Daniel Hurtado se impuso ayer en el torneo Big 5.50 de PokerStars, consiguiendo un premio de 4794 dólares. Uno más de los logros a los que ya nos tiene habituados este gran jugador paisa.

“El póker me ha permitido ser la persona que siempre quise ser, ser bueno y seguir mejorando en algo que me encanta y en lo que encuentras siempre más competencia, lo que te obliga a seguir probando de qué estás hecho como en todo deporte y me encantan los deportes. También me ha permitido darme la vida que he querido, viajar, disfrutar y tener las comodidades que siempre quise, como por ejemplo como saben todos mis amigos que me encantan las motos de alto cilindraje y que ahora planeo comprarme una nueva. Gracias al póker he podido conseguir mi casa, invertir en las cosas que quiero y disfrutarlo al lado de mi novia y de mis amigos. Tal vez mi logro más importante con el póker fue poder demostrarles a mis padres lo equivocados que estaban respecto a esta carrera y que ahora se sientan orgullosos de mí y que estén felices de ver todo lo que he logrado. Ahora saben que soy un deportista que está dando todo su nivel por ser mejor”, concluye Daniel.

Seguramente no pasará mucho tiempo antes de que Hurtado vuelva a darnos motivos para seguir su desempeño en las mesas, bien sea en algún gran evento en vivo, o con las positivas noticias que genera en el póker online, a las que ya nos tiene habituados. Esperamos que el futuro cercano siga reportándole éxitos y que su juego y buen nivel se conviertan en una motivación para los que se inician en esta actividad, que puede premiar la constancia, el estudio y la habilidad, con recompensas que difícilmente pueden conseguirse en tan corto tiempo en otros campos de la vida. Éxitos para Daniel y que siga dejando en alto el tricolor colombiano en todo el mundo.

MAS HISTORIAS