Johan Daniel Montoya: Un asiento en el LAPT de Lima como premio a la perseverancia

  • Jorge  LoaizaJorge Loaiza
Johan Daniel Montoya: Un asiento en el LAPT de Lima como premio a la perseverancia 0001

Después de ocho años como practicante del póker y de algunas buenas actuaciones en su ciudad y a nivel nacional, este jugador ibaguereño está listo para vivir su primera experiencia de competencia en este deporte mental, fuera del territorio colombiano. Un satélite clasificatorio jugado en PokerStars le aseguró su cupo en las mesas del casino Atlantic City, de la capital peruana.

Se aproxima el inicio de una nueva parada del Latin American Poker Tour (LAPT), evento que esta vez se realizará en Lima, Perú, entre el 15 y el 19 de Octubre, concentrando la atención de los principales jugadores del cono sur y otros tantos provenientes de Europa y Norteamérica, que ya incluyen los torneos del circuito latino en sus calendarios. En medio del buen momento que vive el póker colombiano, gracias a las excelentes actuaciones de jugadores cafeteros como Julián Pineda, Johann Ibáñez y Rafael Pardo en anteriores paradas del LAPT, o la destacada representación de Jonathan Arturo en las LPS Millions II que se disputaron el mes pasado en Panamá; las principales figuras de este deporte mental en el país andino, se preparan para acudir a esta nueva cita con el póker de alta competencia en suelo inca.

Sin embargo, esta nueva estación del LAPT no es una motivación únicamente para los tradicionales grandes jugadores de Colombia. Junto a los consagrados pokeristas ya reseñados, a los que habría que sumar otros nombres como los de Mayu Roca y Eduardo Bernal; también se alistan competidores criollos que viajarán a Perú en busca de su primer acercamiento a la gloria fuera de las fronteras nacionales. Entre esos pokeristas “noveles” en competiciones internacionales, se destacan los que alcanzan su asiento para este importante torneo gracias a una afortunada actuación en los satélites clasificatorios que realizan diferentes plataformas de póker en línea.

Éste es el caso de Johan Daniel Montoya, quien consiguió su cupo para este LAPT tras varios intentos en torneos satélites ofrecidos por PokerStars. Para este jugador ibaguereño, la oportunidad de asistir a la competición que se avecina en Lima es un premio a la constancia en su juego, pues si bien, no se ha caracterizado por alcanzar con frecuencia cobros de gran magnitud, sí ha mantenido una continuidad en la práctica y el estudio del póker, que le han permitido un balance positivo de sus inversiones en las mesas. “Jugué toda la semana los satélites de 15 y 25 fpp (puntos de jugador frecuente) 3x turbo, consiguiendo varias entradas para una final semanal de 4500 fpp. A través de una de esas eliminatorias logré acceder a un satélite de 215 dólares, en el que participaron 76 jugadores por siete asientos disponibles para Lima”, relata Johan.

Como puede verse, la clasificación de Montoya a Lima fue conseguida peldaño a peldaño, de manera que para él, la competición ya está en marcha y su presencia en las mesas del casino Atlantic City, sede oficial del evento, será la etapa final de este gran sueño que ha ido labrando durante largas jornadas de concentración y esfuerzo en busca de esta fantástica oportunidad que está a unos pocos días de vivir. Respecto a su “odisea” para clasificarse a este LAPT, Johan comenta: “Fue un torneo muy difícil, con la participación de muchos jugadores buenísimos como Mayu (Roca), “Cope” (Eduardo Beltrán) , Faiber (Fabián Rodríguez) y Johann Ibáñez, los mejores de Colombia, sin contar a todos los latinoamericanos, de los que bastaba revisar su perfil para tenerles respeto”.

Johan Daniel llegará a este LAPT después de ocho años practicando el póker, aunque hace un tiempo ha estado un poco al margen de las mesas, pues se ha dedicado más a su vida laboral y a compartir con su compañera y su hijo. “Vengo retomando este deporte, leyendo y aprendiendo mucho, y éste es el primer resultado de ese nuevo proceso”, señaló. Aunque su profesión es la de ingeniero agrícola, Johan tiene ahora como fuente de ingresos un próspero negocio que administra junto a su compañera sentimental, a quien también conoció gracias al póker, precisamente cuando se iniciaba en la práctica de esta actividad, al tiempo que adelantaba su carrera académica:

“Estudiábamos en la Universidad del Tolima y la gente se reunía en un auditorio a jugar; ahí la conocí. Primero me odiaba porque le ganaba, pero después se fueron dando las cosas. ¿Se da cuenta de lo maravilloso que es este deporte?”, me responde Johan en tono jocoso cuando le pregunto por su historia de amor, marcada por los designios de la baraja.

Ana María, la compañera de Johan, también ha continuado practicando el póker, quizá no con la misma rigurosidad que él, pero sí con el suficiente entendimiento entre ambos como para que ella pueda ser su cómplice de aventuras en las mesas. Incluso, comenta Montoya, con una solidez tal como jugadora que casi siempre que puede participar en un torneo en su ciudad, logra alcanzar las instancias finales. Esa apuesta en la que Ana y Johan se han encontrado en la vida, les ha permitido compartir ya tres años de convivencia, fruto de los cuales han recibido la bendición de tener a Daniel, su hijo, nacido hace un año y medio.

“El póker ha sido fundamental en nuestra familia. Gracias a él he ganado una hermosa esposa, un hijo maravilloso y grandes amistades”, precisa el tolimense, demostrando que este deporte puede regalarle a sus practicantes premios mucho más significativos que los beneficios económicos obtenidos en las mesas.

En el tiempo que lleva viviendo esta “aventura”, como califica Johan Daniel a lo que ha sido su carrera en el póker, han sido varios los puntos relevantes de su desempeño deportivo. Entre su historial, destaca sus actuaciones en los dos torneos “Master Millions”, realizados en su ciudad. En ambos ha conseguido llegar hasta la mesa final, siendo el ganador de su primera versión y ocupando el cuarto lugar en la segunda, lo que le dejó ganancias acumuladas por unos tres millones de pesos (1.600 dólares, aproximadamente). Si bien no son premios muy relevantes en cuanto a su magnitud para las cifras que hemos estado acostumbrados a ver en el caso de los grandes eventos de póker en el mundo, sí han sido cobros que le han dejado la satisfacción de poder consolidarse como uno de los jugadores más competitivos de su ciudad.

En el plano nacional, Montoya se ha destacado en algunos eventos laterales de distintas paradas del Colombia Poker Tour (CPT), en los que ha alcanzado a llegar a la mesa final, pero sin suerte para lograr hacerse a uno de los trofeos de campeón en esas ocasiones. Esta presencia en Lima será su primera participación en una competición afuera del país, aunque ya había tomado parte en una parada del LAPT cuando ésta fue realizada en la ciudad de Medellín por primera vez.

Al preguntarle por sus referentes en este deporte, Montoya señala sin titubear a Daniel Negreanu como una de las figuras a las que más admira. En el contexto nacional se inclina por el gran Mayu Roca y por supuesto, por Eduardo Bernal, el popular “Cope”, al que conoce de cerca por compartir con él las mesas en su natal Ibagué: “Es muy bueno ver que alguien triunfe tanto y haber visto todo su proceso. Eso es muy positivo y lo llena a uno de motivación para seguir”, comenta Johan Daniel. Seguramente es mucho lo que ha podido aprender de su paisano cuando han compartido mesas, tanto en torneos como en la modalidad de cash, “dándose bala” en el paño, como en sentido estrictamente metafórico describe Montoya los encuentros que ha tenido con Bernal.

En cuanto a las dificultades o pérdidas relacionadas con el póker que ha tenido que enfrentar, Johan Daniel se asincera y reconoce que la óptica de esta práctica que ha soportado en su entorno familiar no ha sido la mejor. Sus padres han desconocido sus esfuerzos por mejorar como deportista y han estigmatizado su gusto por el póker desde la ignorancia del contenido deportivo de esta actividad, asociándolo a los peligros de la ludopatía. Sin embargo, esa ausencia de respaldo entre sus progenitores se ve compensada cuando encuentra en su compañera sentimental toda la complicidad que sus nuevos logros en las mesas ameritan:

“Ana está feliz, dice que es como si ella misma se fuera a ir para Perú; está muy orgullosa y dice que ésta es la recompensa a la perseverancia”, precisa Johan.

Respecto a sus expectativas frente a esta participación en el LAPT de Lima, Montoya expresó:

“Deseo hacer un gran torneo, tomar siempre buenas decisiones, cometer la menor cantidad de errores posibles e ir avanzando; ojalá lograr un gran cobro. Ese es el objetivo. Sé que es difícil, pero con perseverancia y disciplina todo se puede”.

Johan Daniel también comentó que tener una buena figuración en Lima seguramente le ayudaría a transformar la visión de sus padres y de quienes desaprueban la práctica del póker en su vida:

“Todo puede cambiar si hago un buen torneo en Lima. Si la rompo (expresión usada para referirse a una actuación positiva), seguro que ahora los que tanto me han criticado van a salir a reconocer que soy bueno, o comentarán que practico un deporte muy interesante”, sentenció.

Johan Daniel Montoya: Un asiento en el LAPT de Lima como premio a la perseverancia 101
Johan Daniel Montoya, jugador de Ibagué, Colombia, clasificado para el LAPT de Lima, Perú, gracias a satélites clasificatorios jugados en las mesas virtuales de PokerStars.

Desde la redacción de noticias de PokerNews, esperamos que esas intenciones orienten bien la actuación de Johan Daniel en las mesas del casino Atlantic City y que al regreso de su primera participación en una competencia de póker fuera de Colombia, estemos buscando de nuevo sus respuestas, pero esta vez para destacar un gran logro en ese reto de representar a su país en un evento de tanta envergadura como éste. Igual, él ya tiene claro que los mejores premios que le ha dejado el póker para la vida, su compañera y su hijo, estarán aguardando también su retorno, para recordarle que la fortuna lo bendijo con esas presencias. Por lo pronto, lo felicitamos por su clasificación a este LAPT y dejamos su testimonio para que tantos jugadores que dan sus primeros pasos en busca de la alta competencia en este complejo deporte mental, puedan reconocer que con esfuerzo, constancia y disciplina, las metas que se tracen en la práctica del póker podrán estar a su alcance.

MAS HISTORIAS