888poker
New poker experience at 888poker

Join now to get $88 FREE (no deposit needed)

Join now
PokerStars
Double your first deposit up to $400

New players can use bonus code 'STARS400'

Join now
partypoker
partypoker Cashback

Get up to 40% back every week!

Join now
Unibet
€200 progressive bonus

+ a FREE Unibet Open Qualifier ticket

Join now

Novena entrega de "El Giro del River", la novela exclusiva de PokerNews

  • Osvaldo ColomboOsvaldo Colombo
Novena entrega de "El Giro del River", la novela exclusiva de PokerNews 0001

Capítulo II. Parte 3. Paulina Moreno, jugadora amateur. Introducción a la Teoría de Juegos.

Sábado 28 de noviembre de 2015. 21:00 hrs.

Paulina terminó de ducharse y caminó desnuda por la habitación del hotel. Tomó un par de toallas para secarse mientras observaba un noticiero chileno por televisión, mostrando los goles del campeonato nacional de fútbol. Tomó el control remoto y cambió de canal. Farándula. Volvió a apretar el botón. Policial. Sangre. Y así. Cada señal mostraba basura distinta. “Los medios acá no te dicen qué pensar, pero sí te dicen sobre qué pensar”. El sonido del citófono interrumpió sus reflexiones.

- ¿Sí?
- Don Fernando Lobos se encuentra en el lobby.
- Que suba, por favor.

Se vistió rápido. Pantalón deportivo, peto y zapatillas. Sin ropa interior. Y por supuesto, gafas. Un aspecto sencillo y que resaltaba las bondades de su cuerpo. Sonó el timbre y abrió la puerta. Lobos le entregó una pequeña flor y entró en la habitación.

- ¿Fumemos?
- No se puede, hay detectores de humo –señaló el techo-. Además, no fumo.
- Los rumores dicen que son sólo de adorno –rió el periodista-. Aunque entiendo que no quieras arriesgarte. Si quieres, podemos ir al baño.
- ¿Al baño?
- Claro. Hay buenos extractores. Piensa que en este hotel han descansado rusos, alemanes, tipos capaces de comer dos kilos de patatas y defecarla al instante.
- Cuando sueltas la lengua, eres una máquina de hablar estupideces. Te recomiendo que frente a Sábato pienses mucho cada palabra.
- Esperaba que te rieras –se sonrojó-. ¿Me acompañas al menos?
- Ok.

Entraron al baño. Lobos sacó una pipa de vidrio y la rellenó.

- Pensé que hablabas de tabaco.
- Eso es para cretinos. ¿Quieres?
- No. Me gusta estar lúcida.
- Interesante. A mí me hace ver la Matrix.
- Y parece que te va muy bien.
- Qué mala eres. Por lo menos, soy libre.
- ¿Insinúas que no lo soy?
- Para nada –respondió el Lobo alzando los hombros-. Sí puedo decir que eres brillante, pero además soberbia y competitiva. No sé en qué momento pasamos a ser rivales.
- Tienes razón –rió ella-. Discúlpame. Estuve revisando Internet y siguen hablando estupideces. Eso me tiene algo tildada.
- ¿Todavía hablan de ti? Deberías estar contenta. Tienes un gran impacto en el público. No me parecería extraño que te sumes a algún Team Pro cuando regreses a México. ¿Te puedo preguntar algo?
- Claro.
- ¿Por qué viniste sin acompañante? El paquete es para dos personas.
- Me dieron la opción de cambiar el cupo por USD$1.500 de viático.
- No lo sabía.
- Fue la mejor excusa para venir sola -sonrió ella-. Traer acompañante implica dedicarle tiempo y yo no vine de vacaciones.

El chileno terminó de fumar y salieron de la habitación. Caminaron al ascensor y bajaron al segundo piso, a la oficina más grande del hotel, según sabía Lobos. Tocaron el timbre y abrió un tipo alto y gordo, vestido de impecable etiqueta.

- Hola, soy Paulina Moreno, tengo cita con Jorge Luis Sábato.
- ¿Y quién es él?
- Se llama Fernando Lobos. Es periodista y viene conmigo.
- La cita es sin invitados extra –dijo una voz desde el fondo.
- Escribe un reportaje sobre mi experiencia en El Giro del River –respondió Paulina-. Quizás lo venda a Security Poker, ¿serás tú quien le impida hacer su trabajo?
- Está bien, que pasen –respondió la voz tras un par de segundos-. Pero no pienso perder mi tiempo. ¿Está claro?
- Es un honor conocerte –dijo Fernando Lobos extendiendo su mano. Sábato aceptó el saludo-. Prometo no molestar. Sólo quiero escucharte.
- Bien –cerró-. Paulina, ¿hace cuánto juegas poker?
- Tres meses.
- ¿Sólo tres meses? Vaya que es jodida la varianza –rió-. Supongo que fue típica suerte de principiante.
- No me digas que crees en esas cosas –contestó ella.
- Creo en la varianza, el azar y cada una de las variables que componen este escenario tan hermoso, donde cada jugada es única e irrepetible -respondió él-. Por eso ocupamos la estadística, cálculos para diseñar estrategias vencedoras utilizando probabilidades, medias ponderadas, inversión versus riesgo y distribución de fondos. Al igual que en la vida, en el mundo del poker debemos tomar decisiones y asumir riesgos ante componentes aleatorios.
- ¿Hablaremos sobre estadística o Teoría de Juegos? –preguntó Paulina-. Se supone que la clase era sobre el comportamiento de las personas, no de estudiar el azar.
- No abuses de tu inteligencia. Es una simple introducción.
- Está bien. Lo lamento…
- En el mundo real, los resultados dependen de las decisiones de distintos agentes. En el Poker es lo mismo, cada jugador cumple un papel, y por sobre todo, también quiere ganar. Sabiéndolo, adoptamos un comportamiento estratégico, tomando en cuenta la influencia del conjunto sobre el resultado propio y ajeno de las decisiones propias y ajenas.
- Es decir, cada movimiento debe ser pensando en cada integrante de la mesa, consciente además, de que uno mismo influye en el comportamiento de todos.
- Parece que no me aburriré tanto como esperaba -sonrió Sábato-. ¿Quieren una cerveza?

Continuará…

MAS HISTORIAS