888poker
New poker experience at 888poker

Join now to get $88 FREE (no deposit needed)

Join now
PokerStars
Double your first deposit up to $400

New players can use bonus code 'STARS400'

Join now
partypoker
partypoker Cashback

Get up to 40% back every week!

Join now
Unibet
€200 progressive bonus

+ a FREE Unibet Open Qualifier ticket

Join now

Séptima entrega de "El Giro del River", la novela exclusiva de PokerNews

  • Osvaldo ColomboOsvaldo Colombo
Séptima entrega de "El Giro del River", la novela exclusiva de PokerNews 0001

Capítulo II. Parte 1. Paulina Moreno, jugadora amateur. El Poker es algo machista.

Viernes 27 de noviembre de 2015

Paulina terminó de armar su maleta y revisó la lista de cosas que necesitaría para el viaje. Estaba todo en orden. Cobijó en silencio al pequeño bulto que dormía entre las sábanas, pero no soportó la tentación y acarició suavemente la mata de cabellos desparramada sobre la almohada.

- ¿Mamá, qué pasa?
- Nada, amor mío. Vuelve a dormir.
- ¿A dónde vas?
- Me voy de viaje. Ya lo conversamos.
- Por favor, quédate conmigo- rogó el pequeño.
- Pronto volveré. Te lo prometo. Además, recuerda que si me va bien te traeré la Play 5.
- ¿Y si no te va bien?
- Pues te la traigo igual- sonrió queriendo llorar.
- ¡Eres la mejor mamá del mundo!
- ¿Prometes hacerle caso en todo a la abuela?
- ¡Sí!

Séptima entrega de "El Giro del River", la novela exclusiva de PokerNews 101

Se fusionaron en un abrazo largo que se esfumó tan rápido como el beso fugaz de un reencuentro. Paulina esperó que su pequeño volviera a dormir, tomó la maleta y salió decidida, valiente como una leona que hará lo que sea por su cachorro.

- ¿Ya te vas?
- Sí, mamita. Te encargo mucho a Ignacio.
- Te puedes ir tranquila –sonrió la mujer mientras acariciaba a su cachorra-. Sólo te pido que te cuides. No confíes en desconocidos.
- No te preocupes. Sólo iré a jugar poker. ¿Te conté que Sábato me hará un par de clases?
- ¿El escritor Ernesto Sábato? ¿No estaba muerto?
- Me refiero al jugador de Poker, al campeón del mundo. Parte de mi premio es un coaching junto a él.

La llamaron al celular para informarle que el taxi esperaba afuera. El camino al aeropuerto de Ciudad de México fue en silencio. Esperaba tomar el avión y dormir hasta llegar a Chile. Era su primer vuelo y estaba un poco asustada.

“Por lo menos no habrá escalas”, pensó a modo de consuelo. Serían alrededor de 10 horas de viaje, nada más. Después podría relajarse y descansar en ese extraño país encerrado entre el Pacífico y la Cordillera de Los Andes, cuna de terremotos y políticos corruptos. ¿Cómo será su gente?

El vuelo transcurrió sin novedades. Llegó al Aeropuerto Arturo Merino Benítez, recogió el equipaje y se dirigió a la salida, donde había un enorme cartel de Security Poker. Paulina se acercó y mostró su pasaporte. El tipo del mesón revisó unos papeles y sonrió amablemente.

- Le doy una calurosa bienvenida a nombre de la empresa –señaló-. El transfer está esperando. ¡Sergio! Ayuda a la señorita con su equipaje.
- En seguida…

Paulina siguió al muchacho de las maletas, que caminaba rápidamente empujando el carrito. Llegaron al furgón y después de acomodar sus pertenencias, se marchó con una sonrisa.

- Debo ir por el resto de los jugadores.

Paulina abordó el vehículo y se sentó a esperar. Sergio regresó a los pocos minutos junto un nuevo pasajero. Repitió la rutina del equipaje y volvió a desaparecer.

- Mucho gusto –saludó el muchacho.
- Hola.
- Me llamo Javier.
- Paulina.
- ¿De dónde es?
- México. ¿Y tú?
- Colombia. ¿Clasificó a través de satélite?
- Sí.
- ¡Yo también! Gané uno que organizó la Federación de mi país. Estuvo durísimo. ¿Y usted?
- Por Internet. Tuve que clasificar varias veces para llegar hasta acá. Partí con un satélite de 10PPP y el último costaba 395.000PPP.
- ¿10 PPP? ¿Habla de Puntos Para Players, verdad? ¿Usted es Paulilastar? -preguntó el colombiano, abriendo los ojos como platos.
- Sí.

fichas
En el Poker Online, ganes o pierdas, cada vez que apuestas dinero obtienes a cambio \"Puntos de Jugador\", los que se pueden canjear por productos, entradas para torneos o incluso dinero en efectivo.

La conversación fue interrumpida por un tercer pasajero, que abordó el transfer mientras Sergio ordenaba nuevamente el equipaje.

- Uno más y nos vamos –avisó.

Paulina observó al muchacho de las maletas. Parecía tener energía infinita. Ella, en cambio, estaba agotada.

- ¿Eres Paulinastar? –preguntó el desconocido.
- Sí –sonrió ella.
- ¿Es cierto que no jugaste una mierda?
- ¿Qué?
- Supe que tu novio jugó por ti. Lo leí en un foro.
- Piensa lo que quieras –contestó. No pensaba discutir sobre el tema.
- Vamos, no hay para qué comenzar tan mal –intervino Javier con una carcajada-. Es probable que terminemos todos siendo amigos. ¡Miren! Ahí viene el chico de las maletas. Es hora de irnos. ¡Por fin!

El trayecto al hotel fue en silencio. Paulina sentía mucha rabia. Recordó el día que un periodista la contactó para realizar una entrevista. Ella acababa de clasificar y accedió contenta. ¿Qué tenía de malo? Conversaron de su vida y de su corta carrera en el poker. Ella reconoció que es amateur y que el azar tuve mucho que ver con su proeza. Sin embargo, la publicación causó gran polémica: un sector de jugadores aseguró que Paulina era una impostora y que otro jugador ocupó su cuenta de Internet.

Llegaron al hotel, hicieron check in y cada uno se dirigió a su habitación. Al día siguiente, Security Poker haría su fiesta de bienvenida y se prometían grandes sorpresas.

Sin embargo, Paulina no sentía muchas ganas de celebrar. Ella tenía otros planes para esa noche.

(Continuará…).

MAS HISTORIAS