888poker
New poker experience at 888poker

Join now to get $88 FREE (no deposit needed)

Join now
PokerStars
Double your first deposit up to $400

New players can use bonus code 'STARS400'

Join now
partypoker
partypoker Cashback

Get up to 40% back every week!

Join now
Unibet
€200 progressive bonus

+ a FREE Unibet Open Qualifier ticket

Join now

Sexta entrega de "El Giro del River", la novela exclusiva de PokerNews

  • Osvaldo ColomboOsvaldo Colombo
Sexta entrega de "El Giro del River", la novela exclusiva de PokerNews 0001

Capítulo I. Entrega 6. Charles Medina, detective privado. La vida es un flip.

Sábado 28 de noviembre del 2015. 01:00 AM.

Charles Medina y Fernando Lobos abordaron un colectivo que los dejó en Plaza Viña del Mar. Caminaron por Libertad y doblaron por 5 Norte hasta llegar al garito donde se jugaría el satélite. Lobos se acercó a la puerta y golpeó.

- ¿Quién es?
- Soy yo, el Lobo. Vengo con Medina.
- Hola –saludó un individuo gordo tras abrir la puerta-. Síganme.

Subieron una escalera y avanzaron por un pasillo que los llevó a una segunda escalera, cuya serie de peldaños era mucho más larga que la primera. Medina sintió un pequeño ahogo en el pecho mientras ascendían, pero disimuló toser y siguió andando como si nada.

Llegaron a una iluminada terraza ubicada en lo más alto del edificio. Había cinco mesas de póker distribuidas por el espacio y al fondo una barra donde preparaban tragos y comidas.

Fichas
Durante los torneos con recompra ilimitada, el jugador puede perder y reingresar cuantas veces quiera durante el tiempo estipulado.

- Comenzamos en unos minutos –señaló el tipo gordo-. ¿Saben cómo es el formato?
- No.
- Será tipo step. Los ganadores pasarán a la final de mañana. La entrada cuesta 100 dólares y será con recompras ilimitadas durante las dos primeras horas. Habrá un clasificado cada 2.000 dólares reunidos.
- ¿Cómo será la estructura de ciegas?
- Partimos con 10.000 de stack. Ciegas 50 - 100 y suben cada 10 minutos. Cuando terminen las dos horas de recompras, las ciegas estarán en 1.500 – 3.000. En ese momento se podrá hacer un addon que costará 500 dólares y dará 50.000 fichas más.
- Es decir, deberé invertir 700 dólares para clasificar a un torneo de 2.000 –comentó Medina-. ¡Es casi imposible lograrlo sin pagar el addon!
- Nadie te obligó a venir –respondió el tipo gordo-. Además, es asunto tuyo cuanto decidas pagar.
- Tiene razón –intervino Lobos-. De hecho, yo no tengo caja para pagar el addon. Sólo puedo invertir 200 dólares.
- ¿Lo ves? –el rostro obeso se arrugó al sonreír-. Tengo que irme. Debo confirmar que esté todo en orden. Nos vemos más rato –agregó.
- ¿Vamos por una cerveza? -sugirió el Lobo cuando quedaron a solas-. Necesito que hablemos.
- ¿Qué pasa?
- Ando corto de dinero, man. Necesito que me cubras. La salida de anoche me dejó en bancarrota.
- ¡Pero si gastamos menos de 20 dólares!
- No es fácil ser periodista independiente –contestó Lobos con cara de pena-. No todos somos Ryszard Kapuscinski. Las cosas no van bien.
- ¿Y cuánto necesitas?
- 50 dólares. Me gustaría partir con doble stack.
- Eres un fresco, pero aunque quisiera, no puedo ayudarte. Tengo sólo 100 dólares.
- ¡No puedes ser más fish! –rió el Lobo. Medina sintió una leve punzada en el hombro-. La entrada al crucero cuesta 20K y pretendes llegar por 100 dólares. ¿Qué esperabas? ¿Juntar a 200 tipos en este lugar?
- No lo había pensado.
- Tú mismo dijiste que es imposible clasificar de esa forma.
- Dije que era casi imposible, no imposible.
- Da igual. Podemos ir a un cajero o hacer una transferencia. El guatón Santibáñez es mi amigo. ¿Qué dices?
- Supongo que no tengo alternativa. Ya estamos acá. ¿Cuándo me vas a pagar?
- Apenas pueda, lo prometo. Además, fijo que a éste le pego.

skrill
Las tarjetas de monedero electrónico también sirven para realizar transferencias por internet.

Medina transfirió 400 dólares y se quedó con su efectivo y los 143 dólares que Lobos tenía para jugar. El satélite comenzó pocos minutos después, con la asistencia de 32 jugadores. Habría registro tardío disponible durante las dos horas de recompras.

- ¿Y tú qué haces? –le preguntó Medina al Lobo, que se paseaba estudiando las mesas.
- Evalúo –respondió serio-. El Guatón Santibáñez dejará que me siente donde yo quiera.

El detective alzó los hombros y decidió concentrarse en su mesa. Incluyéndolo, eran ocho jugadores en total. Seis hombres y dos mujeres. Sólo uno se veía competente. El resto eran recreacionales. Por fin comprendió la razón de jugar tan tarde: muchos estaban pasados de copas y sólo buscaban pasar un buen rato. Debía aprovecharlo y llenarse de fichas, ya que podría haber jugadores más peligrosos.

Después de las dos horas se produjo el primer break. Charles Medina contaba con un saludable stack de 87.000 fichas y era el chip líder, pero con el addón quedó en las últimas posiciones. ¿Qué hacer? Pensó en Francisca, en Jorge Rojas, en Sábato y decidió que nuevamente debía arriesgarse. “Tomaré ese barco y jugaré el torneo. Lo juro”, pensó.

- ¡Yo también haré addon!- avisó en voz alta.
- ¿Pero qué haces? -preguntó el Lobo asustado-. Tienes casi 30 ciegas, no es necesario meter 500 dólares más.
- No es asunto tuyo –contestó-. Decidí que abordaré ese barco como sea.
- Me gusta tu actitud, pero en ese caso, ¿me prestas 500 más para doblar nuestras opciones?
- Vete a la mierda.
- No perdía nada con probar. Nos vemos en mesa final.

Por entonces, quedaban 26 sobrevivientes y se había formado un pozo de USD 10.700 dólares. Es decir, 5 entradas de 2K para el día siguiente y 700 dólares para el sexto lugar.

Cuando quedaban once jugadores, en plena burbuja de mesa final, Lobos fue trasladado a la misma mesa del detective. Las ciegas estaban 10K – 20K y el periodista mandó all in por poco más de 100K. Medina observó sus cartas y vio AKs. Supo que si ganaba estaba dentro del step 2. Shoveó encima, aislando a su amigo para jugar los dos cara a cara. Lobos mostró ATo y la mano de Medina terminó aguantando. El eliminado no podía dar crédito a la situación.

Llegaron a la mesa final de diez jugadores. El detective iba segundo en fichas, bastante alejado del resto, que tenía en promedio menos de ocho ciegas.

La primera mano fue un triple allin: AA vs AK vs 66. Cayó un 6 en el turn y de inmediato hubo dos eliminados. El ganador, en tanto, quedó tercero, muy cerca de Medina.

La mesa entró en la dinámica push fold. Se jugaron cerca de 3 vueltas sin ver ningún flop, hasta que llegó el momento decisivo: short stack manda allin por 94K y Medina vuelve a recibir AKs. Nuevamente aísla, pero para su sorpresa, la big blind, el que iba tercero en fichas, también paga el allin, mostrando AA. Raiser original tiene KT, robando uno de los pocos outs que le quedaban a Medina.

El flop insinuó un proyecto a escalera cuando cayó Q – J – 3. Sin embargo, el turn y el river no trajeron sorpresas. El short stack quedó eliminado y Medina quedó último entre los siete sobrevivientes. Uno más y explotaba la burbuja de premios.

En la mano siguiente recibió AT y, shockeado, mandó all in. Nuevamente, el mismo villano pagó desde el small blind con K8. Un K en el flop sepultó las esperanzas de Medina, que sintió como el mundo se derrumbaba.

- Eres un estúpido –dijo Lobos tomándolo por el hombro-. Es mejor que nos vayamos.
- Es el problema con arriesgarse -cerró Medina levantándose y prendiendo un Chesterfield-. A veces no resulta.

(Fin del Capítulo 1)

MAS HISTORIAS