Decimosexta entrega de "El Giro del River", la novela exclusiva de PokerNews

  • Osvaldo ColomboOsvaldo Colombo
Decimosexta entrega de "El Giro del River", la novela exclusiva de PokerNews 0001

Capítulo IV. Parte 2. Charles Medina, Detective Privado. Noche de Estrellas.

Martes 30 de noviembre de 2015. 23:00 hrs. Valparaíso.

Charles Medina terminó de cenar y pidió un café para bajar la comida. El buffet del crucero tenía todas las exquisiteces que cabía esperar y mucho más. Sin embargo, el detective fue austero a la hora de elegir sus alimentos: un trozo de reineta a la plancha y ensaladas de apio, lechuga y palta. Encima, semillas de sésamo, chía y harina de maca.

El Comedor Principal, ubicado en el tercer piso, estaba casi vacío. Todo el mundo estaba pendiente de la Mesa de Estrellas, un Sit & Go de nueve celebridades que Security Poker organizó para la primera noche. Medina bajó el café de un trago y se levantó despacio, atento al crujir de sus huesos. Cerró el libro que estaba leyendo, se calzó su sombrero y empezó a caminar mientras revisaba un folletín informativo sobre las actividades del Crucero.

“El Evento Principal de El Giro del River, que comenzará el día miércoles 01 de diciembre, se desarrollará en el Salón Principal, ubicado en el quinto piso, a partir de las 11:00 de la mañana, hora que comenzará el sorteo de las mesas. Más detalles del torneo en la página 2”, leyó.

Para Medina, era un problema no saber aún qué día le tocaba jugar. Sin embargo, admitía que para otros la situación era peor, sobre todo para los millonarios excéntricos y los jugadores amateur que clasificaron por internet, que más que competir en las mesas, buscaban disfrutar el viaje, beber y entregarse a todos los placeres posibles.

“Algunos se emborracharán, pero varios esperarán su turno en el torneo y después se desquitarán”, pensó el detective mientras abordaba el ascensor. Estuvo tentado de apretar el botón para el cuarto piso, donde estaban la mayoría de las habitaciones, pero a última hora apretó el 2.

Si bien el Evento Principal y las mesas de cash se disputarían todas en el tercer piso, la Mesa de Estrellas se desarrollaba en uno de los salones VIP del segundo. Jorge Rojas dispuso una de las salas más lujosas, pero también de las más pequeñas, para esta actividad. Así, el público no sobrepasaba las 50 personas, mientras que el resto debió conformarse con las pantallas gigantes ubicadas alrededor de las mesas de cash y en otros sectores estratégicos, como comedores, bares y discoteque.

Uno de los tres bares estaba ubicado en el segundo piso, justo afuera del Salón donde se disputaba la Mesa de Estrellas. El más sencillo, ambientado en el viejo oeste, cuando el Poker era de cinco cartas en mano. “En aquellos tiempos se apostaba honor, dinero y mujeres”, pensó Medina. “Hay cosas que jamás cambiarán, aunque en estos tiempos ellas también nos apuestan”. Se encogió de hombros y se acercó a la barra. Pidió otro café y se puso a observar la pantalla.

Se aburrió rápido. La supuesta Mesa de Estrellas era lo mismo que cualquier mesa de celebridades: modelos cada vez más baratas y deportistas retirados cada vez más hinchados, en un torneo modalidad Hyper turbo. Limpeando y riendo. “Esperando el river para que al final se imponga la suerte”, pensó triste.

Ordenó más café y siguió revisando el pequeño folletín informativo. Abrió la segunda página y leyó algunos detalles del Evento Principal:

“El torneo será estilo shootout y tendremos Día 1A, 1B, 1C, 1D, 1E, 1F, 1G y 1H. Cada una de estas jornadas convocará a 64 jugadores, que serán distribuidos en ocho mesas de ocho jugadores cada una. Los dos sobrevivientes de cada mesa pasarán al día 2A, que comenzará a disputarse a partir del lunes 14 de diciembre con los 128 finalistas”.

“Habrá Día 2A, 2B, 2C y 2D. Cada una de estas jornadas convocará a 32 jugadores, que serán distribuidos en ocho mesas de cuatro jugadores cada una. El ganador de cada mesa pasará al Día 3, que comenzará a disputarse el lunes 21 de diciembre con los 16 sobrevivientes finales”.

“Habrá Día 3A, 3B, 3C y 3D. Cada una de estas jornadas convocará a cuatro jugadores, que serán distribuidos en dos mesas de dos jugadores. El ganador de cada HU pasará al Día 4, jornada donde los ocho mejores disputarán la Mesa Final y el título de campeón”.

“La Mesa Final se desarrollará el día martes 29 de diciembre. Será un torneo ultra deep y cada nivel de ciegas durará 120 minutos. Los premios serán informados el día lunes 14 de diciembre, pero se asegura que los 128 primeros puestos, al menos, recuperarán el dinero invertido”.

“El resto de la cartelera de Eventos se disputará durante los días viernes, sábado y domingo, a excepción del Second Chance que se extenderá hasta el lunes 28 (más detalles en página 4). Finalmente, recordemos que la dirección resolvió que los jugadores eliminados podrán ingresar durante los días siguientes hasta que los 512 cupos originales se agoten. Por ende, a última hora, cambiamos el formato y el Día 1A lo jugarán quienes se inscriban mañana a primera hora. De todas formas, les recomendamos que estén atentos, pues si no llenamos los 128 cupos, sortearemos los que falten, tal como estaba estipulado originalmente”.

Medina frunció el entrecejo y tiró el folletín sobre la mesa. “Será reentry”, pensó enojado. “Eso significa que los mejores jugadores tendrán más de una oportunidad y podrán jugar más agresivos, sobre todo en las primeras mesas. Jorge Rojas es un vivo, ahora que lo pienso, seguramente infló los números de inscritos y espera recuperarlos durante los próximos días”.

Una dulce voz interrumpió sus pensamientos:

- Hola, Charles.
- Francisca… hola.
- Un mojito –ordenó la chica mientras se sentaba al lado del detective-. Veo que cumpliste tu palabra.
- ¿Qué palabra?
- Prometiste que abordarías el barco, fuera como fuera.
- No lo abordé para ganar la discusión.
- Ya sé que no –sonrió mientras le rozaba una mano-. De verdad espero que tengas suerte.
- Gracias –tartamudeó Medina-. Debo ir a acostarme. El sorteo es temprano y quizás deba jugar mañana mismo.
- ¿Y me dejarás sola en mi noche libre? Vamos, acompáñame al menos con un trago. Quizás te dé suerte; y no me refiero precisamente al torneo de mañana –volvió a sonreír-. ¿Qué dices?
- Está bien. Sólo un trago –suspiró Medina-. ¿Sabías que Charles Chaplin creía en la existencia de extraterrestres?

MAS HISTORIAS